EL ARBOL DE LA VIDA, de Terence Malick‏

A veces es difícil establecer la frontera entre lo intelectualmente profundo y lo simplemente pedante. Creo que "El árbol de la vida" caería del lado de lo profundo, pero a buen seguro no faltaría quien me lo discutiera. Y no es que le falten méritos. La fotografía se merece el Oscar y tengo pocas dudas de que lo ganará. La interpretaciones son sobresalientes, especialmente Brad Pitt en el papel de padre cariñoso pero a la vez muy estricto. Consigue transmitir emociones con fuerza.  Y aun así no me atrevería a recomendarla. ¿Habéis tenido alguna vez la sensación, viendo una exposición de arte moderno, de que es una tomadura de pelo? Ves una serie de manchas de colores en un lienzo y una parte de ti te dice que esa composición tiene algún significado oculto, que si pones lo suficiente de tu parte hay ahí más de lo que se ve a simple vista. Sin embargo otra parte de ti te dice que no son más que pintura desparramada al azar y que un puñado de críticos de arte han decidido que merece estar en una galería porque no se atreven a admitir que ellos tampoco le ven el sentido. Con "El árbol de la vida" pasa algo parecido. La estructura narrativa es tan poco convencional que pasas la mitad del tiempo simplemente intentando comprender qué ocurre. 
La muerte de un niño sirve de punto de partida para explorar el sufrimiento y los sentimientos que esa pérdida que ello provoca en sus padres y en sus hermanos. No sabemos cómo ha muerto el niño. Ni siquiera me quedó claro cual de los tres hermano sera el que había muerto. Pero puede que si quedara claro y yo no me enterara. A partir de ahí retrocede en el tiempo. Hasta el principio. El principio de todo. En una larga secuencia sin palabras nos relatan visualmente la creación del mundo. Tormentas eléctricas, volcanes en erupción y paisajes devastados entroncan con los sentimientos de impotencia de la familia a la vez que nos muestran la belleza impresionante de la creación. Vemos cómo la primera vida unicelular aparece en el mar. Cómo se desarrollan las medusas y los primeros peces. Cómo la vida sale del mar. Vemos un plesiosauro varado en una playa con una gran herida en el costado. Su sangre se mezcla con el agua de mar con un hermoso contraste de formas y colores, pero nos preguntamos qué tendrá que ver eso con nada. Así hasta que llegamos  a nuestra familia protagonista, antes de su pérdida. De la inmensidad del universo en el que la muerte de un niño es una nadería insignificante, volvemos al drama familiar en el que esa misma vida es lo más importante del mundo. ¿Os parece que estoy siendo muy profundo o que soy un pedante redomado? Bueno, pues esa es la impresión que me ha dejado la película. (Aunque los que me conocéis de hace años ya sabéis que soy un pedante del copón).
Así que cuando oímos los pensamientos de uno de los niños decir "Si tu no eres bueno, ¿porqué debo serlo yo?" el sector gafapasta del cine observa que no sabemos si se lo pregunta a su padre o a Dios, y que acaso para él no haya mucha diferencia entre una cosa y la otra. En cambio una chica sentada a mi lado le decía a su novio "No me vuelvo a fiar de que escojas tú a película nunca más". Mientras dicha pareja se dedica a besuquearse durante toda la duración del filme, otra pareja más mayor abandona la sala. Nuestros vecinos al otro lado tampoco parecen muy convencidos, al parecer no tenían ni idea de dónde se metían, pero al menos se lo toman con humor y se dedican a hacer comentarios jocosos. Y hasta a yo cuando las dos horas y veinte minutos de la película se me empiezan a hacer largos, empiezo a pensar que la pareja de mi derecha, los besucones, se lo están pasando mejor que yo.
Con todo, no puedo sino elogiar la valentía del Director y los productores por llevar a cabo un proyecto tan personal, completamente alejado de todo planteamiento comercial. Lo cierto es que es una película tan diferente de todo, que si te gusta, es posible que te entusiasme.

Veredicto: 6,5 Estoy seguro de que los gafapastas del mundo convertirán esta película en obra de culto. Seguramente lo merezca. Aun así, sigo sin atreverme a recomendársela a nadie. Si os parece que es un tostonazo monumental, no podría culparos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)

ROGUE ONE: Una historia de Star Wars

70 TRUCOS PARA SACARLE BRILLO A TU NOVELA, de Gabriella Campbell