ROGUE ONE: Una historia de Star Wars

Salgo del cine contento, con la sensación de haber visto por fin una película de Star Wars digna de ese nombre después de tanto tiempo, cojo el móvil para contárselo a mis colegas y ¡zasca! Carrie Fisher ha muerto. Hace un minuto que la he visto, en versión infográfica, sonriendo tan pancha y con veintiún añitos. Aún estoy intentando procesar lo que me ha gustado y lo que no de la película y ahora estoy en shock. Le han pegado un mazazo a mi infancia.
La verdad es que, antes de enterarme de la noticia, salía bastante contento del cine. "Rogue one" no es la mejor película del mundo ni es la panacea que salvará la franquicia, pero es todo lo que "El despertar de la fuerza" debería haber sido. Da la impresión de que la galaxia es un lugar enorme, lleno de gentes muy diversas a las que le cuesta ponerse de acuerdo incluso contra un enemigo común tan evidente como el Imperio. Es un punto más oscura, cómo si por fin hubiesen caído en la cuenta de que los que vimos las pelís originales de niños ahora rondamos los cuarenta. Y es épica hasta decir basta. Casi demasiado. Si piensas que "Una nueva esperanza" va después de esto casi parece una batalla sencillita.
Y sí, está llena de tópicos y tiene algunos personajes que parece que pasaban por ahí y se unen al grupo por que sí. Las motivaciones de los personajes son basiquillas y alguna que otra interpretación es francamente floja. Por no mencionar a ese Peter Cushing tan artificial que les ha salido, que no cuela. Yo no tengo nada en contra de que se use la tecnología para resucitar a los muertos, pero es que simplemente no lo han hecho bien y además parecía innecesaria la aparición del personaje. Y el actor que hace de Galen Erso ya me parecía una figura fugada del museo de cera de inexpresivo que es.
Por otro lado la película acierta en todo lo fundamental. Tiene un guión funcional, correcto, que no te insulta la inteligencia como las últimas cuatro entregas, que sirve de vehículo para un montón de escenas de acción a cual más espectacular, de esas que hay que ver en el cine, mantiene bien la tensión mientras te ves venir el final. Y es que han sabido jugar con que tu ya te ves venir como va acabar todo y lo han usado a su favor, que no era fácil.Visualmente han acertado allá dónde mires. Dónde en "el Despertar..." el universo parecía vacío aquí parece sobrepoblado, los diseños de anteriores películas se han usado sin abusar y los nuevos diseños no desentonan en absoluto. Y es épica. ¿He dicho que es épica? Es que es épica. Y eso, amigos míos, era lo más importante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

70 TRUCOS PARA SACARLE BRILLO A TU NOVELA, de Gabriella Campbell

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)