AFTER DARK, de Haruki Murakami‏

Una chica pierde el último tren para volver a su casa y se ve obligada a pasar la noche en una cafetería que abre toda la noche. Esta leyendo un libro, pero no podemos ver cual. Un chico al que conoce se detiene a hablar con ella. Entre otras cosas le pregunta qué libro está leyendo, pero ella no se lo dice. Más adelante, mientras esa chica pasa un noche bastante movidita, el libro vuelve a aparecer. Esta en el bolso de la chica. Esta boca abajo sobre la mesa. La chica se queda dormida leyéndolo, pero seguimos sin saber cual es. No es que la novela trate de eso, claro, pero nos indica que el autor sabe que si estás leyendo su novela, es que seguramente eres una de esas raras personas que leen libros. Y sabe que no podemos ver un libro boca abajo sin sentir la necesidad de darle la vuelta para ver qué libro es. Da la impresión de que esa es sólo una de las muchas cosas que Murakami sabe sobre nosotros. After Daark es un novela muy corta, que se lee en un suspiro, y aun así le da tiempo a construir media docena de personajes de una forma muy vívida, a contarnos las pequeñas aventuras en las que se ven envueltos una noche cualquiera en Tokio y a reflexionar sobre las relaciones humanas. Todo eso sin renunciar a introducir una de sus escenas que no sabrías si calificar de sobrenatural o simplemente de desconcertante. Es sólo un fotograma de la vida de esos personajes y todas las historias que empieza quedan sin resolver, sólo apuntadas. Con su estilo claro y conciso sabe transmitir los sentimientos de sus personajes sin recargar la prosa, contando sólo lo justo, sabiendo que nosotros deduciremos el resto y que eso es parte de la diversión de leer. Sabiendo que nos dejará con ganas de empezarnos otra de sus novelas.

Veredicto: 8,5 Murakami sabe que a veces menos es más. 

Comentarios

  1. En su momento me leí Kafka en la Orilla y se convirtió en uno de mis libros favoritos. Desde entonces tengo pendiente leer más cosas de Murakami, pero es que tengo tantas cosas pendientes... :/

    ResponderEliminar
  2. Sí, Kafka en la orilla también me encantó, este no llega a la altura pero si te gustó Kafka este también te gustaría, además si tienes muchos libros pendientes este tiene la ventaja de que se lee en pocas horas (poco más de doscientas páginas a doble espacio y con generosos márgenes. Vamos, casi es más un relato largo que una novela corta). Eso sí, no te lo puedo prestar porque no lo tengo, a mí me lo han prestado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)

ROGUE ONE: Una historia de Star Wars

70 TRUCOS PARA SACARLE BRILLO A TU NOVELA, de Gabriella Campbell