CONAN EL BÁRBARO (2011), de Marcus Nispel

Esta película estaba condenada desde el principio. El proyecto había pasado por las manos de multitud de directores y no menos actores habían sido propuestos para el papel del bárbaro. Seguramente el guión ha sido revisado y revisado hasta el absurdo, proceso que suele acabar con un guión peor que el que se tenía al principio. Cuando además el proyecto acabó en manos de Marcus Nispel no había posibilidad alguna de que la cosa remontara. Hay que decir en su defensa que dirigió la bastante solvente revisión de "La matanza de Texas", demostrando que podía desenvolverse con una violencia sucia y mantener un buen ritmo narrativo. Pero ni por esas podría perdonarle haber perpetrado "El guía del desfiladero", una cinta que daba un nuevo significado a la palabra aburrimiento. Todo esto lo digo porque entré en el cine con unas expectativas muy, muy bajas. Y a veces eso hace que una película te sorprenda. Después de cenar con unos amigo estaba de buen humor, dispuesto a darle una oportunidad.
Por un momento casi lo consigue. Conan nace en medio de una batalla. Un niño Conan se enfrenta a un rito iniciático y acaba cayendo en una emboscada. Sale victorioso contra cuatro pictos en una sangrienta pelea. Bien. Vamos bien. No entiendo porqué los pictos gruñen exactamente cómo tigres, pero puedo pasar eso. Luego otra escena, ya con más despliegue de medios, empiezan a chirriar las cosas. Algunas escenas hacen que empieces a preguntarte cómo de bajo era el presupuesto de la película, pero puede pasar. Poco a poco vas aceptando que n va a ser una gran película, peor al menos puede que llegue a entretenida. La película no se hunde del todo hasta después del primer enfrentamiento con el villano, que se demuestra cada vez menos carismático y poco verosímil (¿Porqué el hombre que ha sometido a todos los reinos civilizados y ha derrotado incluso a los bárbaros sólo parece tener un puñado de guardias mal entrenados?) Su hija, presuntamente una temible hechicera, empieza a dar risa por momentos y llega el momento absurdo en que de pronto parecen haberse quedado sin presupuesto y la película de va diluyendo en escenas de acción sin ninguna emoción, momentos tontamente desaprovechados y la falta de carisma del villano (cuando empiezas a pregunrte si es posible que el villano vaya en pijama, es una mala señal).
Y además están los gruñidos. De acuerdo que un bárbaro que se precie debe soltar un gruñido de vez en cuando, peor lo de esta película alcanza cotas delirantes. Conan y sus adversarios intercambian más gruñidos que espadazos. Pero no os preocupéis, Conan además de gruñir es un maestro de la seducción, y nos deleita con diálogos tan seductores cómo "pareces una prostituta" o "Calla, mujer, o te tiro del caballo!" que obviamente le conducen a acostarse con la receptora de semejantes piropos.

P.S.: Ahora que me fijo, el cartel también es un poco cómo de serie B, no?

Veredicto: 4,5 Al menos es lo bastante mala cómo para que puedas reírte a carcajadas con los amigos.






Comentarios

Entradas populares de este blog

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)

ROGUE ONE: Una historia de Star Wars

70 TRUCOS PARA SACARLE BRILLO A TU NOVELA, de Gabriella Campbell