DIOSES DE MARTE, de Edgar Rice Borroughs


    Esta segunda novela del Ciclo de John Carter de Marte sigue la premisa básica de las secuelas: más grande y con más muertos. Si la primera ya contenía algunas batallas de proporciones épicas, en esta la palabra épico se le queda pequeña a mi amigo John. Dónde antes me quejé de que todo le salía demasiado bien a nuestro heroe, Borroughs a aprendido la lección y arranca la novela en una situación desesperada, rodeado de criaturas sin mente seidentas de sangre, para caer en aventuras cada vez más peligrosas, con consecuencias cada vez más desastrosas que incluirán cantidades con muchos ceros  de bestias carnivoras, barcos voladores cargados de cañones y ejercitos de marcianos de todos los colores (rojos, verdes, blancos y negros - a los amarillos se los reserva para futuras novelas). Ningún numero de enemigos puede parar a un hombre que puede partir a dos enemigos por la mitad de un solo tajo de su espada, verdad? Especialmente cuando todos prefieren batirse con espadas aunque estén en posesión de bonitas y mortiferas armas de fuego. Todo esto estará además sazonado con hermosas mujeres semidesnudas cuya principal ocupación en la vida es caer rendidas a los pies de nuestro varonil caballero de Virginia.
    Tengo que reconocer que todo lo arriba expuesto parecen motivos para 
no leer la novela (excepto los barcos voladores, claro, a todo el mundo le gustan los barcos voladores). Pero de algún modo, funciona. No creo que ninguna otra novela escrita en 1913 pueda competir con la acción frenética y el ritmo endiablado al que se suceden las aventuras en esta novela. Los temas que trata, una religión falsa que tiene sumida en la superstición y el miedo a casi toda la población de Marte en beneficio de unos pocos. Religión que fomenta además el otro motivo de fondo de la novela, el odio que se profesan unas a otras las diversas razas que pueblan Marte en base a prejuicios que se remontan miles de años en la poco conocida historia antigua de Marte. El entramado de mentiras dentro de otras mentiras que plagan las distintas culturas de Marte sirve de base no sólo para pintar villanos despreciables uno tras otro y ensalzar la virtudes del amor y la amistad, cosa que ya todos hemos visto mil veces, sino que sirve de hilo conductor perfecto para una sucesión de episodios que son divertidos cada uno en si mismos. En definitiva, es igual que su predecesora una narración llena de defectos entrañables, pero ha madurado y  la supera en muchos los aspectos. Para rematarlo, acaba con un "cliffhanger" deliciosamente retorcido.

Veredicto: 8, logra mantenerse con creces a la altura de "Una princesa de Marte", pese los excesos propios del "pulp".

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)

70 TRUCOS PARA SACARLE BRILLO A TU NOVELA, de Gabriella Campbell

LA MANO IZQUIERDA DE LA OSCURIDAD, de Ursula K. Le Guin