EL REY DE AMARILLO, de Robert W. Chambers

Seguro qu ehay ahí fuera una generación entera de aficionados a las novelas de terror que descubrieron a Lovecraft con aquella mítica recopilación de cuentos titulada "Los mitos de Cthulhu", de Alianza Editorial. Aquella magnífica selección de Rafael Llopis no contenía solo relatos de H.P.Lovecraft, sino también de los autores que influyeron a Lovecraft o que continuaron escribiendo sobre los mitos tras su muerte. Así conocí a autores como Arthur Machen, Algernon Blackwood o Lord Dunsany. También contenía un relato de un autor menos conocido que aquellos (menos aún, quiero decir). Se trataba de Robert W. Chambers. El cuento era "El signo amarillo" que abre también el libro que hoy nos ocupa. Ya entonces puse en mi lista de libros por leer esta colección. Han pasado algo más de veinte años desde eso, así que creo que ya era hora, ¿no?
La recopilación tal como puede encontrarse en España incluye cinco relatos de "El rey de Amarillo" y otros pocos extraídos de otras obras del autor. Escrito en 1895, sorprende la frescura y el misterio que consiguen evocar aún más de un siglo más tarde. Son relatos con protagonistas y personajes diversos pero con un elemento en común; la obra de teatro en dos actos que da título a la recopilación. Descrita apenas de pasada e inmersa en un halo de secretismo que le da su encanto, este libro maldito, claro precursor del famoso "Necronomicón" de Lovecraft, obsesiona a los que lo leen, que ya no pueden dejar de leerlo ávidamente una y otra vez hasta ser empujados al suicidio o a la locura. Chambers crea tal misterio alrededor del libro que cuando se terminan los relatos originales de "El signo amarillo" y pasan a los otros relatos del autor que han añadido en esta edición no puedes evitar sentir cierta decepción. ¿Eso es todo? te dices. Habría leído por lo menos una docena de relatos más sobre el tema alegremente.
En el lado negativo hay que decir que, aunque han soportado muy bien el paso del tiempo para ser relatos del siglo XIX no dejan de ser relatos de su época. Alguno de los giros finales de los cuentos están más vistos que ir a comprar el pan y el estilo es descriptivo en ocasiones hasta el aburrimiento. Eso no quita que el mito de la ciudad de Carcosa (qué Chambers roba de un famoso relato de Ambrose Bierce) vaya a permanecer como uno de los misterios más atractivos de la literatura de género.

Veredicto: 8 Puede que Chambers no fuera recordado de no haber sido un autor admirado por Lovecraft. De haber sido olvidado habría sido una gran pérdida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)

70 TRUCOS PARA SACARLE BRILLO A TU NOVELA, de Gabriella Campbell

LA MANO IZQUIERDA DE LA OSCURIDAD, de Ursula K. Le Guin