ARROW (1ª Temporada)‏

Tras el final de uno de sus mayores éxitos, "Smallville", el canal estadounidense "The CW" buscaba un reemplazo. La opción obvia era otro super héroe de DC Comics y el elegido fue Green Arrow, en el que se basan muy libremente para esta versión televisiva. Aunque superficialmente parecen haber abandonado el aire adolescente de la anterior serie, lo cierto es que los personajes se comportan, especialmente en el apartado de las relaciones románticas, cómo en la típica serie "teen". Esta versión de Oliver Queen era un niño mimado de una de las familias más ricas de la ficticia Starling City. En un viaje en su yate privado con su padre el barco se hunde y su padre le confiesa que ha sido un corrupto y que quiere enmendarse. Le da una lista de los empresarios corruptos de la ciudad y se suicida ante sus ojos, dejando lógicamente traumatizado al pobre chaval. Por si tuviera bastante para que se le quite la tontería, queda atrapado en una isla "desierta" en la que un montón de mercenarios sedientos de sangre que planean cosas malvadas sin orden ni concierto. Al regresar después de cinco años lo hará convertido en un experto arquero con un montón de útiles gadgets e incluso una Bat... digo, Arrow-cueva. Un superhéroe a medio camino entre Batman y el castigador sin nada que recuerde a Green Arrow mas que la capucha y las flechas.
Siguiendo la moda iniciada por Perdidos (otra serie con isla desierta) Hay dos historias paralelas, una en el presente en Starling City y otra a base de flashbacks que nos narran sus experiencias en la isla. Ahí encontrará no uno, ni dos, sino hasta tres mentores que le enseñarán, por amor a las artes marciales, a luchar y, porqué no, a tirar con el arco. La historia en el presente no es nada original pero el tema del justiciero es fácil de llevar y resulta bastante entretenido. Los flashbacks parecen ser un intento de añadir escenas de acción para hacer más amena, pero lo que consiguen es cortar la acción en el presente con tramas poco interesantes alargadas excesivamente hasta que el flashback parece una obligación que se han impuesto los guionistas y un aporte ni a la trama ni a los personajes. Lo que pasa en la isla se podría haber resumido en cuatro frases y haberlo dejado envuelto en el misterio y habría cumplido su función exactamente igual. Si algo nos recuerda innecesariamente lo capullo que era Oliver antes de perderse en la isla. Con lo rico que es debería haberse comprado la isla y no haber vuelto nunca.
El acierto de la serie es haber creado un extenso plantel de secundarios que como pasa muy a menudo son más carismáticos que los estereotipados protagonistas. Entre todos consiguen que la serie tenga suficientes alicientes. Historias fáciles de seguir con villanos muy malos y héroes que siempre ganan en el último momento, esa es una fórmula que hay que ser muy torpe para que no funcione en alguna medida y la serie resulta entretenida y fácil de ver, de esas que puedes perderte la mitad del capítulo y aun así te enteras de todo.

Veredicto: 6,5 Una historia de superhéroe de manual, entretenida, pero sin nada que la distinga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)

70 TRUCOS PARA SACARLE BRILLO A TU NOVELA, de Gabriella Campbell

LA MANO IZQUIERDA DE LA OSCURIDAD, de Ursula K. Le Guin