LOS VENGADORES, de Joss Whedon‏

Cuando era pequeño Compraba tebeos Marvel de manera esporádica. Por el viejo y noble procedimiento de pasar por un quiosco con mis padres cuando iban a comprar el periódico e insistir hasta que me lo compraban. Así había leído y releído hasta la saciedad una preciada colección de números sueltos de Spiderman, los Cuatro Fantásticos, el Capitán América y, cómo no "Los Vengadores" (no me aficioné a los X-Men y demás mutantes hasta un poco más tarde). Pero la primera serie que empecé a coleccionar en serio, mes a mes, fue Iron Man. No mucho después empezaba una nueva colección "Los nuevos Vengadores" que fue la primera colección que seguía desde el número uno. La serie trataba de una segunda formación de Vengadores que creaban una nueva base en la costa Oeste y estaban liderados nada más y nada menos que por Iron Man (para mi regocijo). Cuando fui a ver estos Vengadores de Whedon en los que Iron Man tiene más protagonismo que nadie el niño que llevo dentro (vale, no muy adentro) no paró de emocionarse escena tras escena.
Y es que puede decirse que los Vengadores no es una película muy profunda y que no cuenta nada nuevo, incluso se puede decir que no cuenta con un villano verdaderamente carismático. Se suele pensar que una película cómo esta, cuyo único objetivo es el entretenimiento y el espectáculo no tiene mucho mérito. Pero sólo hace falta echar un vistazo a la mayoría de películas centradas en los efectos especiales que recibimos todos los veranos para ver que lo más normal es que una película de estas características sea una sucesión de escenas de acción sin emoción ninguna (Cómo la reciente y fallida John Carter). La mayor parte de las veces con un montaje a base de secuencias de tres segundos a lo sumo  que impide la comprensión de lo que se está viendo. (Véase Transofrmers o cualquiera de Michael Bay). Cómo para da una lección de narrativa Joss cuenta la gran batalla final con una espectacular secuencia en la que la cámara se desplaza de un personaje a otro sin cortes mostrándonos todo lo que está pasando al mismo tiempo. 
También está más que claro que aunque todas las películas de superhéroes vienen a contar más o menos lo mismo, las hay de toda la gama de lo insulso hasta lo aborrecible. Encontrar una película en la que tantos personajes quedan bien definidos a través de unos diálogos ágiles y divertidos en todo momento (cuando no directamente desternillantes, marca de la casa de Joss Whedon) y unas escenas de acción tan bien hilvanadas no es ni mucho menos común ni falto de mérito. Después de la mediocre película de Thor y la decepción absoluta que fue para mi la del Capitán América, Whedon me ha devuelto a algunos de los personajes que marcaron mi infancia y mi amor por los cómics. Gracias Joss.


Veredicto: 8,5 Divertida y espectacular cómo pocas.

Comentarios

  1. Si una cosa a mí me ha satisfecho de esta película comparada con otras de superhéroes, especialmente de Marvel, es que no termine con dos tíos metiéndose puñetazos (ver los finales de Matrix, Lost, Harry Potter). Eso le quita toda la épica a cualquier historia...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)

ROGUE ONE: Una historia de Star Wars

70 TRUCOS PARA SACARLE BRILLO A TU NOVELA, de Gabriella Campbell