ANONYMOUS, de Roland Emmerich‏

Tengo que empezar diciendo que odio a Roland Emmerich. Las películas de catástrofes son malas casi sin excepción, y un director que se especializa en este género ya demuestra una preocupante falta de criterio. Desde que alcanzara el éxito con "Independence day" parecía enfrascado en una cruzada para conseguir que cada una de sus películas fuese un esperpento más grande que el otro, llegando a niveles de absurdo descontrolados con "2012", una película en la que literalmente todo se destruye bajo los pies de los protagonistas escapando de una muerte segura en el último segundo en todos y cada uno de los segundo de la cinta, conviertiendo lo espectacular en anodino.
Así pues no tenía muchas esperanzas puestas en el guión que nos ocupa. Sin embargo, al contrario que las últimas obras de Emmerich, esta despertaba mi curiosidad por varias razones. Por primera vez era una cinta que no giraba en torno a la destrucción gratuita de algo; lo único que se destruye aquí es la reputación de William Shakespeare, a lo sumo. Además la película parece haber dividido a la crítica, lo cual me parecía llamativo, porque estoy seguro de que la crítica siente en su mayoría tampoco respeto por la obra de Emmerich cómo yo, y que parte estuviese defendiendo la película ya indicaba que esta no era uno de sus típicos desmanes sin sentido alguno de la proporción. A eso se sumaba un tema a priori interesante y, aunque sea ajeno a los méritos de la película, una compañía excelente para ir a verla.
Y la verdad es que entiendo porque parte de la crítica ha atacado la película. Yo soy el primero que antes de verla se quedó a gusto despotricando contra el director y ahora me cuesta tener que tragarme mis palabras en público. Emmerich logra poner en escena el Londres de Shakespeare y la corte de la reina Elisabeth con gran fuerza visual. Logra hacer que una multitud de personajes cobren vida y narra una compleja trama pseudo-histórica de intrigas palaciego-teatrales con bastante claridad (aunque en algún momento puede ser algo difícil seguir todas las subtramas). Y logra además hacer plausible la teoría conspiranoica de que las obras de Shakespeare no las escribió el famoso dramaturgo (aquí presentado cómo un borrachuzo y un mujeriego) sino por el Marqués de Oxford, que con sus obras pretende manipular a la opinión pública para hacer avanzar su propia agenda política.
Cuesta creerlo pero también hay que atribuirle al director de "El día de mañana" una buena dirección de actores, porque cuando todo un reparto tan numeroso aporta buenas interpretaciones no puede ser casualidad. La historia arranca con una narración vigorosa y efectiva y sólo en la recta final la cinta de deshincha un poco con un final menos impactante que el desarrollo, lo que puede muy bien ser el único fallo importante de la película. La teoría de que Shakespeare no escribió las obras por las que es mundialmente conocido puede no tener ningún peso, pero cómo ficción resulta dar mucho juego.

Veredicto: 8 Aunque me cueste admitirlo, Emmerich ha hecho una buena película en su carrera. Y es esta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)

ROGUE ONE: Una historia de Star Wars

GALAVANT (2ª Temporada)