TRUE BLOOD (3ª Temporada)

True blood tuvo una primera temporada muy interesante. Tuvo sus detractores, claro, aunque fuera un éxito de audiencia, pero su estilo cafre, su humor negro y su cuidada producción (marca de la casa de la HBO) la distinguían de las hordas de vampiros adolescentes que nos acosan desde el cine, la literatura y la televisión. Pero después de esa primera temporada, la segunda me hizo ir perdiendo el interés progresivamente.La idea parecía no dar para mucho más, así que empecé a ver esta tercera temporada con muy poco entusiasmo. Los primeros cuatro capítulos de la serie no hicieron mucho por remediar eso. Empecé a dejar que los capítulos se amontonaran en mi disco duro, para verlos en caso de gran aburrimiento.
A partir del cinco la cosa cambia, la serie recupera el ritmo, recupera sus momentos de humor y llega hasta un máximo al final del capítulo 9, dónde ocurre un gran acontecimiento que podría cambiar todo el desarrollo de la serie a partir de ese momento. Inexplicablemente, en el siguiente capítulo, todo sigue cómo si nada. La gran bomba informativa de ese sorprendente final es comentada en el debate televisivo sobre los derechos de los vampiros sin más entusiasmo que de costumbre, y el momento en el que la serie podría pasar a un territorio inexplorado se pierde, para seguir por los caminos trillados de siempre.
Preguntándome qué fue mal me doy cuenta de que a esta serie le pasa lo mismo que a la segunda temporada de Being Human. Los vampiros sobran. O yo estoy harto de ellos, vamos. Sí en Being Human las tramas del hombre lobo y la fantasma, que eran las mejores, quedaban en segundo plano para dar preferencia al personaje vampiro, que cambiaba de personalidad sin ton ni son mientras se arrastraba por los mismos dilemas morales absurdos que tienen todos los vampiros, en True Blood pasa otro tanto. Me gusta la trama de Lafayette. Me gusta la trama de Tara. Me gusta la trama de Sam Merlotte.Lo que me sobran son Sookie y los vampiros de las narices con sus absurdas guerras por el poder en las que nos da igual quién gane. Y claro, esa es la trama principal, se supone, aunque en esta temporada la mitad de los personajes han ido cada uno a su viento, cómo si  cada uno tuviera su propia serie.
Resumiendo, me entretengo viendo esta serie y en algunos momentos hasta la disfruto mucho, pero es enormemente irregular y tiene varios personajes que me importan un comino. Desgraciadamente entre esos personajes se incluyen Sookie y Bill, los dos "protagonistas", que por suerte, en realidad no tienen mucho más protagonismo que los demás. Por un segundo pensé que la serie había recuperado el nivel de la primera temporada, pero fue un espejismo. Y mucho me temo que tal cómo termina esta temporada, con todos los personajes completamente desperdigados, empezaré a ver la cuarta sin demasiado entusiasmo. Otra vez.


Veredicto: 6'5 Irregular

Comentarios

  1. Eric y lafayete son cracks. A mi me gusta bastante esta serie. La he visto toda en cuestión de dos semanas xD

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario. A mi también me gusta... a ratos. No voy a dejar de verla,pero creo que ha empezado una linea de calidad descendente que será difícil de enderezar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SAMURAI GOURMET (1ªTemporada)

70 TRUCOS PARA SACARLE BRILLO A TU NOVELA, de Gabriella Campbell

LA MANO IZQUIERDA DE LA OSCURIDAD, de Ursula K. Le Guin